10 consejos para manejar la inflación en tu negocio

Hace un tiempo ya que la inflación se ha transformado en el gran dolor de cabeza de los chilenos y las chilenas. Este incremento generalizado de los precios, que ha provocado una disminución del poder adquisitivo, no ha dado tregua a los bolsillos, alcanzando récords históricos. De hecho, en estos últimos doce meses ya llevamos un acumulado anual de 14,1%. 

Y, como todo indica que este ciclo económico aún no acaba, aprender a lidiar con este escenario es fundamental si queremos seguir adelante con nuestros emprendimientos. Por eso, y habiendo compartido ya algunos consejos para enfrentar esta crisis en la vida diaria, en nuestra última charla de SumUp invitamos a Lucrecia Salim, experta en economía y fundadora de FinFit, a entregar sus consejos imprescindibles a la hora de manejar la inflación en los negocios.  

Te dejamos las 10 claves y recuerda que también puedes revisar su charla completa en nuestro canal de YouTube:

1.- Modificar y asegurar el inventario

Determinar qué vamos a vender y cómo es algo que tenemos que hacer habitualmente. Sin embargo, en momentos de inflación, esto pasa a ser algo fundamental, porque los costos de inventario van al alza. Por eso, saber cuál es mi stock, a qué costo tengo esa materia prima (o el producto terminado) y cuántos meses de venta tengo asegurado el abastecimiento, es una de las principales claves para sobrevivir en tiempos de incertidumbre. 

No debemos olvidar que en una economía como la chilena, que importa gran porcentaje de los bienes que comercializa, el precio del dólar afecta directamente. La recomendación es estar atentos al costo que compramos y, en caso de tener caja suficiente, asegurar stock por algunos meses. Porque en este contexto, en el que se prevé que se mantenga al alza, no habrá mercadería más barata en el corto plazo. 

Otra alternativa para proteger tu negocio es consultar con tus proveedores cuáles son los productos o insumos con mayor demanda (de manera de anticiparse) y abastecerse de manera local.

2.- Revisar con detalle los costos de producción, controlarlos y optimizarlos

Como nuestros clientes son el activo más valioso de nuestra empresa, tenemos que cuidarlos al máximo. Una forma de hacerlo es no traspasar alzas de los costos de producción en el valor del producto que ellos compran.

Como todos en este período, nuestros clientes también están buscando la forma de ahorrar y hacer frente a la crisis. Por ello, hay que revisar los costos de producción y tratar de optimizar los que se puedan estar descontrolando. Por ejemplo, si mi negocio es vender pan, tratar de asegurar stock de harina para evitar futuras alzas a mis clientes. 

3.- No endeudarse y planificar correctamente

En tiempo de vacas gordas quizá uno tomaba las decisiones más a la ligera, pero ahora hay que programarse. Evitar endeudarse y planificar correctamente es otra de las máximas que no debemos olvidar en estos tiempos. Por supuesto, éste es un desafío aún mayor para los negocios pequeños, los que no tienen suficiente caja para adelantarse a situaciones adversas. Sin embargo, en esos casos una buena alternativa es mantener una buena relación con proveedores y aliados estratégicos, de manera de conseguir ciertas facilidades de pago. Éste es un muy mal momento para adquirir deudas, por eso hay que evitarlas. Y, en caso de que no sea posible, buscar la mejor alternativa, vigilar las tasas de interés y las fluctuaciones del mercado.

4.-  Administra tu flujo de dinero de forma inteligente

Los emprendedores tenemos fechas claves (el cierre de mes, el pago de las remuneraciones, el pago del IVA). Por eso, si nuestra caja es débil, en tiempos de inflación tenemos que ser sumamente organizados para administrar los flujos de dinero, sin quedar cortos ni desfasados. 

Ahora, si tenemos la fortuna de tener excedentes, no podemos desperdiciarlos. Guardar la plata debajo del colchón como las abuelitas no sirve, y menos aún en estos tiempos. Si tenemos un delta que yo sé que cobré, pero que en 30 días le voy a tener que pagar a mis proveedores, lo puedo ocupar. Puedo tomar una inversión por esos 30 días y ganar intereses que me puedan ayudar a cubrir otros ítems. En contexto inflacionario cada día cuenta, tanto para pagar como para tener flujo a favor. 

5.- Revisar precios de tus productos y servicios

En tiempos de estabilidad, probablemente no hacíamos este ejercicio de manera periódica. Sin embargo, en este contexto es fundamental estudiar el mercado y comparar precios con la competencia. Incluso, esta modificación puede ser necesaria porque nuestros proveedores nos están vendiendo en dólares y no en pesos, lo que nos obliga a adecuar los valores. ¿Cómo cambiaron los costos? ¿Cuáles son los márgenes actuales? ¿Los tenemos que modificar o no? 

6.- Variabilizar la mayor cantidad de costos

Necesitamos tener margen para maniobrar en un escenario incierto. Por eso tenemos que tratar de disminuir los riesgos. Tener un costo fijo es equivalente a una inversión, lo que hace que no sea rápido ni barato deshacerse de ellos. En ese sentido, en caso de que las ventas disminuyan o no vayan de acuerdo a nuestro plan, una buena estrategia es tratar de variabilizar al máximo estos costos. 

Tenemos que estar livianos. No sabemos si es que vamos a tener continuidad en nuestros servicios. Si vamos a tener clientes que nos seguirán comprando. Hay que revisar cada una de las partidas de costos y gastos de nuestro negocio y replantearse hasta los gastos más básicos. Por ejemplo, líneas de celular que no se están usando o infraestructura que se podría reducir. 

7.- Fortalecer la relación con tus clientes

Las relaciones humanas y la comunicación son pilares fundamentales a la hora de manejar una crisis. Tener una relación cercana y entregar una buena experiencia de compra (antes, durante y después), para mantener a nuestros consumidores y disminuir la fuga propia de estos períodos, es algo que debemos tener presente. 

8.- Buscar nuevas estrategias de venta

Los tiempos de crisis son los que nos obligan a ponernos creativos. La recomendación es ver este período como una oportunidad para delinear nuevas estrategias de negocio. Por ejemplo, si hay productos que no pueden soportar un aumento de precio, diversificar la oferta puede ser una solución a considerar. También se puede evaluar la opción de explorar nuevos canales de venta o nuevas alianzas comerciales. 

Aquello que antes veíamos como residual quizá ahora lo podemos transformar en una nueva unidad de negocio. Si solo le vendo a empresas, quizá es hora de llegar al cliente final. O si encuentro un socio estratégico, puedo abrir un nuevo canal de venta y llegar a otro segmento. Para una economía en inflación necesitamos hacer crecer las ventas, y ésta es una manera de hacerlo.

9.- Medir los riesgos permanentemente

En contextos de crisis no podemos darnos el lujo de no pensar una decisión. Necesitamos medir riesgos y tener alternativas que nos permitan reaccionar. ¿Qué pasa, por ejemplo, si renuncia uno de mis colaboradores? Ése es un riesgo si no tengo el suficiente flujo de caja para abordar finiquitos. Tengo que estar preparado para enfrentar decisiones que no están bajo mi control. Como el abastecimiento de materias primas y tener claro qué insumos pueden poner en jaque la continuidad operacional. 

10.- Mentalidad de optimismo y oportunidad

Finalmente, la receta para salir de esta crisis incluye ser optimista y aprovechar las oportunidades. Nos tenemos que acordar de eso que nos hizo volvernos emprendedores. Esa pasión que nos caracteriza, el compromiso, la garra, el amor por lo que hacemos. 

Ese optimismo también nos ayudará a estar atentos y alertas a nuevas oportunidades. Porque si nos deprimimos, si no somos optimistas, nos vamos a estar perdiendo oportunidades. No vamos a estar atentos a ellas. Hay que pensar que estamos viviendo el período de crisis para encontrar esas oportunidades que nos permitirán fortalecernos y crecer. 

Porque la inflación es algo temporal y tus metas comerciales van mucho más allá, te invitamos a seguir estos consejos y seguir avanzando con tu negocio. 

Si te perdiste la charla, ¡puedes verla aquí!

10 consejos para manejar la inflación con Lucrecia Salim


En SumUp Blog tenemos toda la información útil para tu negocio. ¿Aún no nos conoces? nuestros lectores de tarjetas son los más simples del mercado y con la mejor atención al cliente. Sin contratos ni letra chica.

Quiero comprar mi lector SumUp en un paso

Soledad HormazábalLíder de contenidos en SumUp Chile ✍🏻